La iglesia Nta Señora de la Guardia cumplió 100 años

10845943_756268797761593_7814937462955890208_n_edited.jpg

El primer párroco fue el superior de la comunidad salesiana de Bernal, el padre Nicolás Esandi SDB. Con los años y el crecimiento de la zona, el templo original quedó pequeño, por lo que en 1954 se inauguró el templo que hoy es un emblema de la esquina de las avenidas Belgrano y Zapiola.

El obispo de la diócesis de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera, ofició la misa de acción de gracias, y a su término, se realizó el tradicional almuerzo comunitario. En la oportunidad, el intendente Francisco Gutiérrez resaltó el festejo de la comunidad bernalense, recordó las misas y fiestas de Bernal y la característica participativa y dinámica de la comunidad. “Hoy cumplen cien años y hay un entusiasmo por todo lo que significa este acontecimiento, una procesión de fe católica, cristiana, el cariño que la gente tiene a la parroquia, que es también el inicio de la ciudad de Bernal, la obra del padre Don Bosco. En Bernal ha quedado impregnada la fe cristiana, el impulso al progreso, a la solidaridad y mucho ahínco en toda la cuestión educativa y cultural” sostuvo el intendente. Luego de la bendición y el descubrimiento de las placas recordatorias, Gutiérrez resaltó la presencia del obispo de la Diócesis de Quilmes, Berazategui y Florencio Varela, Carlos Tissera destacando que “estamos acompañando hoy al padre obispo que trabaja muchísimo en toda la comunidad, en representación del padre Francisco que también nos enorgullece a todos los argentinos por su misión evangelizadora y su convocatoria permanente a la paz y el diálogo”. Los festejos del centenario de la Parroquia continuaron con un espectáculo folklórico musical denominado “La Misa Surera” y el desfile de instituciones de la ciudad, para culminar el año jubilar que tuvo como lema “Ayer, hoy y siempre, María junto a Bernal”.

Nuestra Señora de la Guardia de Bernal La historia de esta parroquia centenaria está unida a la profunda devoción de un inmigrante genovés, Agustín Pedemonte, quien luego de haberse curado de la fiebre amarilla que azotó a Buenos Aires en 1871, ofreció un altar para la Virgen de la Guardia en la parroquia San Juan Evangelista, del barrio de La Boca. Con los años, Pedemonte ofreció unos terrenos en Bernal para que construya una capilla en honor de la Virgen María.

En 1890 comenzó la construcción de la capilla, del seminario y del colegio salesiano. En la Navidad de 1894 se celebró la primera misa en Bernal, en un templo que aún estaba sin terminar.

Con los años, Pedemonte acudió al arzobispado de La Plata para pedir que el templo fuera declarado parroquia, lo que logró en 1914, cuando el entonces arzobispo Juan Nepomuceno Terrero decretó la erección canónica.

El primer párroco de Nuestra Señora de la Guardia fue el superior de la comunidad salesiana de Bernal, el padre Nicolás Esandi SDB. Con los años y el crecimiento de la zona, el templo original quedó pequeño, por lo que en 1954 se inauguró el templo que hoy es un emblema de la ciudad, en la intersección de las avenidas Belgrano y Zapiola.

Destacados
Posts Recientes